Hola a tod@s!!

¿Cómo ha ido el verano? ¿Habéis ido a algún lugar de vacaciones?

A mí, a diferencia de otros veranos, este año me apetecía menos playa y más turismo, así que mi destino fue Budapest-Viena. Y la verdad es que me encantó. En Viena ya había estado hace unos años pero Budapest era mi primera vez y la verdad es que me ENAMORÓ. Si no habéis estado, os lo recomiendo 😊

Dividimos el viaje en estas dos ciudades y estuvimos un total de 8 días (para mí, más que suficiente. Más días se me hace demasiado largo…) y en mi segundo día allí pensé en explicaros estos 10 consejos para cuidar la alimentación cuando estamos de viaje, básicamente porque durante estos meses de verano muchos me lo habéis pedido. Y fue allí, en Budapest, cuando me dije que iba a daros los consejos que APLICO YO. Además, he visto que a much@s de vosotr@s os entra el estrés de… ¿y qué comeré allí? ¿Qué habrá de desayuno en el hotel? Con lo bien que como aquí, ¿cómo lo haré allí?

Es verdad que hay destinos en los que encontramos más facilidades y otros que lo tenemos más complicado. Pero si queremos, se puede en cualquier lado. Así que aquí os dejo unos consejos para cuando vayáis de viaje y penséis en vuestra alimentación. Sea la época que sea.

  1. ANTE TODO, DISFRUTA

Este es el punto más importante. Vale que te encantaría comer como en casa. Comer cosas saludables y a la vez deliciosas, a tu estilo. Pero hay que relajarse, relativizar y NO ESTRESARSE.

Es un viaje. En mi caso fueron 8 días. Si tienes hábitos incorporados tranquil@ que tu instinto será buscar opciones saludables. Lo importante es equilibrar y NO agobiarnos si un día comemos platos menos saludables. Asi que… ante todo… ¡¡Disfruta!!

2. SÉ PREVISOR/A PARA EL DÍA DEL VIAJE.

Mira la hora del vuelo y la duración y organiza un poco el planning de comidas. Por ejemplo, mi vuelo salía a las 13:30h y llegaba a las 16:00h, aprox. Así que sólo llegar al aeropuerto busqué una ensalada + agua para llevarme al avión.

3. LLÉVATE COMIDA DE CASA: FRUTA, FRUTOS SECOS, CHOCOLATE…

Es algo que siempre hago y me salva de muchas. Yo suelo llevarme:

  • Tupper con mix de frutos secos, fruta deshidratada y chocolate negro.  Mi sirve para completar mis comidas o como snacks.
  • 3-4 piezas de fruta (para el viaje y los primeros días hasta que localice allí un supermercado cerca)
  • Bolas energéticas o barritas sabor brownie. Aquí (link) os dejo las recetas.
  • Otras ideas: zanahorias, bolsitas de té…


4. APROVECHA PARA HACER AYUNOS INTERMITENTES.

Es una de las cosas que mejor me ha ido en este viaje y que os puede servir como buen consejo. Estuvimos en Budapest 4 noches y en Viena 3. Las primeras 4 NO teníamos el desayuno incluido y me fue genial para aprovechar y hacer ayuno intermitente. Terminaba de cenar a las 22h y esperaba hasta las 14h para hacer la siguiente comida. De esta manera conseguía dejar descansar a mi sistema digestivo durante 16h y mi sensación de ligereza era genial. 0 hambre, 0 falta de energía y 0 sensación de pesadez. Y lo mejor es que cuando llegaba la hora de comer, no tenía ninguna ansiedad por comer cualquier cosa. Me apetecía mi ensalada, mi proteína y algo de hidratos (días que tomaba patatas al horno, otros que tomaba pasta, otros sushi, y un día una pizza riquísima y que disfruté mucho.)

Si no estáis acostumbrados a hacer ayunos, os recomiendo hacerlos más cortos. De 12-14h por ejemplo.


5. NO CAIGAS EN LA TRAMPA DE… “COMO ESTOY DE VIAJE TODO SE PUEDE”. Durante muchos años (y aún ahora) he tenido que escuchar frases estilo “estás de viaje, disfruta de la comida” o… “por dos semanas que comas mal tampoco te pasará nada”. Y yo siempre digo lo mismo: disfruto comiendo saludable, y estar de vacaciones sintiéndome pesada y que me duela la barriga del hinchazón que llevo encima (por basar mis comidas en platos a los que no estoy acostumbrada, llenos de grasas, azúcares, etc..) NO ME HACE DISFRUTAR de mis vacaciones. Por eso mi recomendación es: EQUILIBRA. Si no, tu sistema digestivo te puede jugar malas pasadas, te sentirás más pesad@, con menos energia.. etc. DISFRUTA DE COMER DIFERENTE, de una alimentación distinta, adaptándote a lo que haya en el destino, pero siempre EQUILIBRA.

6. BUSCA RESTAURANTES QUE TENGAN OPCIONES SALUDABLES.

Algo que funciona muy bien es PREPARAR el viaje y ver si hay restaurantes “healthys” en la zona. Si no te ha dado tiempo de hacerlo o NO los encuentras, tranquil@, haz lo que hago yo. Mirar la carta antes de entrar y asegurarme que tienen alguna ensalada atractiva o algún plato saludable que te apetezca. A mí, personalmente, acompañar las comidas de ensalada me ayuda mucho a saciarme y a equilibrar. Si no te gustan las ensaladas, busca alguna otra opción llena de nutrientes que te ayude a equilibrar las comidas y mantener una alimentación saludable.

7. EN TUS COMIDAS, ASEGÚRATE QUE HAYA UNA FUENTE DE VEGETALES.

A nosotros, por ejemplo en Viena, nos apetecía mucho tomar el plato típico de allí: schnitzel (carne de cerdo o ternera rebozada). Y lo que hicimos fue pedir ese plato para compartir y además una buena ensalada y hummus, por ejemplo. Como comentaba en el punto anterior, la clave está en equilibrar.

8. SI TIENES MÁS HAMBRE DE LO NORMAL, COME MÁS.

Algo que me encanta hacer cuando voy de viaje es visitar el destino andando. Me encanta recorrer todas las calles andando. De hecho, en mis viajes la media de pasos diarios está alrededor de los 25-30mil (en mi día a día con suerte llego a los 10.000…).  Por eso es normal que después de andar y andar nuestro cuerpo nos pida más comida. Y más si queremos aguantar el resto de los días a tope de energía. Así que si notas que tienes más hambre de lo habitual, aumenta la ración de aquellos platos más saludables que haya en la mesa. ESCUCHA A TU CUERPO Y DALE LO QUE NECESITA.


9. APROVECHA PARA HACER DEPORTE.

Si no hay gimnasio en el hotel TRANQUIL@, puedes buscar cualquier otra actividad: hacer ruta guiada por la ciudad en bici (en Budapest y Viena ofrecían visitas guiadas por la ciudad en bici), hacer excursiones, salir a correr, rutinas de fuerza sencillas en la habitación del hotel… lo que se te ocurra.  Yo no tenía gimnasio y he aprovechado para andar MUCHO (y porqué la lesión no me permitía correr, sino vi muchas zonas que me habría encantado correrlas).  Créeme que quemamos más calorías manteniéndonos activos todo el día  que no estando todo el día sentados y realizando 45 min de actividad al día. Por lo tanto, no te agobies si no puedes hacer deporte estos días, aprovecha para moverte de otra manera a la que estás acostumbrad@.

10. AGUA, AGUA Y MÁS AGUA.

Sobre todo si viajas en verano o si vas a andar mucho. No salgas del hotel sin tu bidón/botella de agua. Importantísimo que te vayas hidratando a todas horas durante el viaje. Yo lo que suelo hacer es comprar botellas de agua grandes en el supermercado más cercano y las guardo en el hotel. Así cada día me hidrato sólo levantarme, luego me relleno la botella y me la llevo conmigo siempre. Esto te ayudará también a ahorrar bastante y también forma parte de una alimentación saludable. Una botella de agua grande en el supermercado cuesta 0,6-1€ y en cambio, si la compras en cualquier restaurante mínimo te costará 2,5-3 € (en Viena por ejemplo… una botella de agua en un restaurante nos costaba entre 4 y 6 euros).

Y hasta aquí mis 10 consejos para cuando vayáis de viaje y queráis mantener una alimentación saludable. Espero que os hayan sido útiles y los apliquéis en el próximo viaje que organicéis.

¿Qué os funciona a vosotros cuando vais de viaje? Aprovecho para dejaros algunas recomendaciones si vais de viaje a budapest o Viena

Share

You Might Also Like

Leave a Reply