¿Qué puede pasar si consumimos productos light?

El problema no es tomar un día puntual un producto light (yogures, bebidas edulcoradas, quesos, embutidos, galletas, cereales, chocolates, zumos…). El problema viene cuando confundimos LIGHT por saludable y abusamos de ellos.

Pero si son light son más saludables, ¿no?

Nos confunden. En el envase nos hacen creer que lo que estamos comprando es mucho más SALUDABLE que el mismo producto “NO LIGHT”, pero desgraciadamente no es así.  Sólo hace falta ver el etiquetado de aquello que estamos comprando… Es un hábito que si aún no lo tienes, te recomiendo 100% que lo incorpores en tu día a día.

HAGAMOS UNA REFLEXIÓN: Imagínate que haces unas galletas en casa. ¿Cuántos ingredientes pones? ¿6,7,8? Ves al supermercado y mira la etiqueta de las galletas más sencillas que encuentres: ¿cuántos ingredientes tienen? Y de todos los alimentos que ves, ¿Cuántos pondrías en tus galletas caseras?

No te fíes de productos que tengan un gran nombre de ingredientes que NO CONOZCAS.

En los productos procesados suelen haber muchos aditivos artificiales añadidos para mejorar la conservación, textura y sabor…  Pero nuestro cuerpo Ni los necesita NI los agradece. Muchos aditivos artificiales pueden causarnos efectos secundarios (Dolores de cabeza, diarrea, alergias) especialmente si los consumimos en exceso (actualmente una gran parte de la población los consumen en exceso…). Y en este tipo de alimentos, no sólo hay 1 aditivo, sino que hay más aditivos casi que ingredientes naturales…

Insisto, aunque no lo recomiendo, no hay que alarmarnos si de vez en cuando tomamos un alimento light, pero basar nuestra alimentación en alimentos light NO ES SALUDABLE.

 

Aquí os dejo 5 razones para deshaceros de los productos LIGHT.

  • LIGHT NO ES IGUAL A SIN CALORÍAS O SALUDABLE. Por lo tanto, si algún día lo compras, no pienses que estás tomando un alimento saludable ni que será un alimento que no tendrá ningún efecto negativo en tu cuerpo. ¡Al contrario!
  • LLEVAN MÁS ADITIVOS PARA MANTENER SABOR. Estos productos llevan una larga lista de aditivos artificiales, que pueden provocarnos efectos secundarios.
  • SUELEN TENER UN ALTO CONTENIDO EN AZÚCARES O SAL para contrarrestar la falta de grasas o azúcares, muchos alimentos light llevan añadida más cantidad de otro nutriente. Sacamos un ingrediente, y sin darnos cuenta, nos estamos tomando un exceso de otro ingrediente NO saludable.
  • ACOSTUMBRAMOS A NUESTRO CUERPO A SABORES FUERTES. Y el problema viene después, cuando perdemos el gusto para disfrutar de alimentos naturales con un gusto menos intenso. Y terminamos por añadir salsas, sal o azúcar a alimentos que de por sí, ya tienen un gusto agradable, pero los preferimos con más sabor…
  • NOS ENGANCHAMOS A ELLOS. El sabor dulce engancha. Y querremos más y más…
Share

You Might Also Like

Leave a Reply