Llegan las fiestas de Navidad, y con ellas llegan también las comilonas, los turrones, el vino, el cava y demás excesos. Son unos días donde acostumbramos a comer más de lo habitual y llegamos al final de las celebraciones con uno o dos quilos de más, sintiéndonos hinchados, pesados, con retención de líquidos e incluso nos podemos llegar a sentir “intoxicados” debido a tantos excesos.

Normalmente, estas sensaciones vienen dadas porque…

  • Llegamos a la comida familiar con mucha hambre. Tenemos el concepto erróneo de que, si NO merendamos o NO desayunamos, la comilona que nos peguemos nos engordará menos. Cuidado, porqué el hecho de ir sin nada en el estómago hace que lleguemos a la comida con mucha hambre y devoremos lo que encontramos en la mesa.
  • No somos conscientes de lo que estamos comiendo. Nos dejamos llevar por el momento y comemos sin parar y sin fijarnos en qué alimentos le estamos dando a nuestro organismo.
  • No controlamos las raciones de aquello que comemos. Y si está bueno, repetimos sin pensarlo. Y luego llegamos a los postres con la sensación de estar a punto de explotar. Pero incluso así, les hacemos un hueco.
  • Los platos que nos servimos tienen un alto contenido en grasas no saludables, azúcares y/o sal. Esto hace que nos sintamos pesados, hinchados y después de varios días nos lleguemos a sentir “intoxicados” con ganas de hacer una buena limpieza.
  • Hacemos una larga sobremesa llena de dulces. Vamos hablando y sin ser conscientes de la cantidad, vamos comiendo dulces durante horas.
  • Nos olvidamos del ejercicio físico durante esos días.
  • Nos excedemos con la bebida alcohólica. Vino, cava, cerveza, gin-tonics, cubatas, chupitos

Estos factores son totalmente modificables por lo que si realizamos pequeños cambios podremos disfrutar de unas fiestas sin sentirnos pesados y /o evitar el aumento de peso.

CONSEJOS PARA DISFRUTAR DE UNA #NAVIDADFEELINGOOD

A continuación os dejo 10 consejos para que disfrutéis de una #navidadfeelingood, no sólo NO subiendo de peso, sino que además os ayudarán a disfrutar de unas fiestas saludables, sin sentiros pesados, ni hinchados. Todo lo contrario, os encontraréis mejor que nunca y orgullosos de ello.

Ahí van los 12 consejos:

  1. Realiza un “snack” al salir de casa o 1 hora antes de empezar la comida. Así será mucho más fácil que controles todo lo que comes.

Ideas: Yogur con una cucharada de granola casera (receta en la web), 1 manzana acompañada de un puñadito de nueces, una tostadita de pan integral con aguacate y granada.

2. Bebe 1-2 vasos de agua antes de empezar las comidas familiares. Te ayudará a empezar la comida con menos ansiedad y bien hidratad@.

3. Antes de comer nada, haz una planificación de aquello que comerás. Si las condiciones te lo permiten, puedes hacerte un plato combinado. Lo importante es que seas consciente de lo que estás comiendo y lo disfrutes, pero siempre escuchándote y racionándote para que termines de comer saciad@ y no llen@.

Ah, y como sé que te gustan los dulces… te recomiendo que dejes hambre para el postre. Siempre mejor empezar los postres con hambre que no a punto de explotar y terminar de llenarte con los dulces.

  • 4. En el entrante, decántate por los vegetales (ensaladas, purés o cremas de verduras, verduras, hortalizas crudas, etc). Si tienes suerte y en tu mesa hay vegetales, prioriza su consumo como entrante. Después ya probarás el resto de los platos.
  • 5. Haz que el agua sea tu acompañante en todas las comidas. Reserva tu copa de vino o cava  para ocasiones especiales. Si quieres tomar un poquito, hazlo, pero controla la cantidad y acompáñalo del doble de cantidad de agua. Es decir, si vas a tomar 1 copa de vino, combínalo con 2 vasos de agua. Verás que así bebes menos, te hidratas más y el día siguiente te encuentras mucho mejor. Gran parte de la resaca está provocada por la deshidratación.
  • 6. Disfruta de la comida: come despacio, mastica bien y degústalo. Verás que así te sacias antes y no necesitarás comer tanto.
  • 7. Si hay algún plato que te encanta, pero estás llen@, pide llevártelo para casa y comer un poco el dia siguiente. Mucho mejor eso que NO comer y comer hasta no poder más.
  • 8. Deja tu postre preparado antes de empezar a comer (ej: piña cortada o yogur con unos trocitos de uva) y disfrútalo en la sobremesa.
  • 9. Lleva de regalo alguna receta del dosier y compártela con todos. Así comerás un dulce casero y natural y verás como todos tus familiares disfrutan tanto como tú. Aqui te dejo un ebook de dulces de navidad
  • 10. Añade vegetales y frutas en las demás comidas del día (desayunos, meriendas, comidas o cenas en días no festivos). El resto de los días procura hacer una alimentación rica en alimentos NATURALES y no procesados como haces de costumbre: frutas, verduras, legumbres, cereales integrales, semillas, huevo, pescado, carne…  ¡Esta es una de las claves más importantes!
  • 11. Haz alguna receta saludable del dosier y guárdala en la nevera para los días de antojo dulce. Si la tienes hecha, podrás recurrir a ella en estos momentos y evitaras hincharte a dulces artificiales. Recuerda el reto #navidadesfeelingood.
  • 12. Haz deporte durante las vacaciones. Aprovecha que tienes más tiempo y haz ejercicio físico. Recuerda que el mejor momento para hacerlo es antes de alguna comida.

En resumen: Evita llegar a las comidas con ansiedad, hazte consciente de lo que comes y realiza ejercicio físico. Pero sobretodo… ¡disfruta de las Navidades!

Con pequeños cambios puedes conseguir grandes resultados.

Cualquier cambio que hagas a mejor siéntete orgulloso del regalo que te estás haciendo.

FELIZ #NAVIDADfeelingood A TODOS

Share

You Might Also Like

Leave a Reply