El patinaje es una actividad de ocio y una práctica deportiva saludable y divertida a parte iguales.

Patinar es una gran opción para aquellos que quieren hacer hincapié en mejorar la coordinación, el equilibrio y la concentración. Al practicarse mediante movimientos que implican principalmente a las piernas, se fortalece especialmente los músculos del cuadro inferior. Pero ahí no queda la cosa, el patinaje es una actividad muy completa, ya que para hacer determinados movimientos, como girar, frenar o cambiar de dirección, es necesario utilizar también el cuadro superior del cuerpo, desde la cadera hasta los hombros.

Patinar no sólo contribuye a mejorar el estado físico de una persona, ya que aumenta la resistencia aeróbica, sino que también ayuda a desarrollar el sentido del equilibrio, sobre todo en el caso de niños que comienzan a practicarlo desde una edad temprana.

Otro beneficio asociado a esta actividad es que, cuanto más se practica, más se afinan nuestros reflejos, ya que no sólo requiere una alta concentración para detectar los obstáculos en el camino, sino también para predecir posibles cambios de rumbo en coches, viandantes u otros patinadores y reaccionar lo suficientemente rápido como para poder continuar desarrollando la actividad con normalidad.

Desde el punto de vista de la actividad física, patinar ofrece los mismos beneficios que correr, con la ventaja añadida de que las articulaciones, como las rodillas, no sufren un desgaste con los golpes, ya que se trata de un deslizamiento en el que los pies apenas se separan del suelo.

Sus beneficios son también muy similares a montar en bicicleta e, incluso, al aeróbic, ya que no sólo se trabajan las piernas. En media hora en bici se queman alrededor de 150 calorías, frente a las 180 calorías de practicar aeróbic durante treinta minutos. En el caso de los patines, el ejercicio es tan completo que en ese mismo tiempo se necesitan 300 calorías.

El patinaje es un deporte mucho más duro de lo que parece a simple vista, pero es tan ameno y exige tal concentración que a menudo resulta mucho más agradable de practicar que otros deportes porque la sensación del esfuerzo realizado es menor, aunque la actividad física haya sido mayor.

Sin embargo, el patinaje, sin ser un deporte de alto riesgo, sí destaca por su alto índice de lesiones, en muchos casos complicadas, debido a las malas caídas. Por eso, contar con el equipo adecuado y las protecciones indicadas para cada tipo de disciplina es esencial.

Antes de empezar a practicar este deporte, es necesario definir el objetivo que se persigue y conocer las diferentes opciones que se presentan…¿preferís hacer ejercicio así o con algún otro deporte?

Share

You Might Also Like

Leave a Reply